domingo, 27 de diciembre de 2009

lunes, 21 de diciembre de 2009

advertencia:

estas muestras de afecto hacia mis creativos seres queridos nada tienen que ver con el fin de año punto
cualquier similitud, es mera coincidencia punto

los ladrillos que se van de casa

Antes barro y , como se diría vuestro mundo, antes tierra
Nacì ladrillo

Vengo de una familia de ladrillos, mi padre es ladrillo, al igual que mi madre, hermanos, tíos, abuelos, primos, sobrinos... Ellos me sostienen a mí, y yo a ellos.Todos juntos formamos una casa, en vuestro mundo le dirían familia.
A veces, pierdo ladrillos queridos. Abuelo Vicente, viejo ladrillo de buena calidad; tío José, ladrillo amable capaz de sostener enorme edificio y soportar grandes embates del tiempo; prima Sandra ladrillo rebelde y revolucionario que me sostuvo desde mi niñez.
Perder ladrillos hace que queden huecos en casa, es por eso que algunas noches sufro tanto frío.


www.juan314jerez.com.ar

sábado, 19 de diciembre de 2009

claraescribe

guardo un conejo en mis manos para hacer un pase mágico y hacer una galera, para primero meter al conejo y que desaparezca. para luego escribir tu nombre y meterlo en la galera, y para que otro pase mágico se lleve la galera. y yo ya no más maga.

jueves, 17 de diciembre de 2009

a veces nuestro nombre sirve para algo...


...y lo podemos usar para echar al señorito de posse firmando en el siguiente blog : http://rechazoaposse.blogspot.com o el sàbado 19 en las comunas.
Tambièn podemos usar nuestro cuerpo para la misma causa, el Viernes 18, a las 18 hs yendo al Festival frente a Jefatura de Gobierno.

no vale la pena poner nuestras palabras para describir a este personaje porque èl mismo logra describir su
nefastes a la perfecciòn, los invito a leerlo:

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1209779

y les pido por favor, no vomiten.


què no quiero?

Me quedè quieta, con la boca cerrada, los ojos callados, las manos apretadas como un nudo de carne. Me quedè tan quieta, tan perpleja, tan detenida. Con la boca cerrada, los ojos callados, las manos duras.
Y en mi tanta quietud pude escuchar el río de sangre, los tambores latiendo, los pasos de las ideas corriendo por mi mente, la saliva cruzando el puente de la garganta, las burbujas explotando en el estómago. El mundo gritando historia. El movimiento enmascarado de piel. Y me quedè quieta, tan quieta. Porque con tanto adentro para què.

martes, 15 de diciembre de 2009

para colmo de males

y lo peor es que algunas personas creen que romanticismo es el amor para toda la vida o esos horribles osos de peluche

domingo, 13 de diciembre de 2009

Pienso que estos dìas me he quedado sin palabras. Muchas veces sin palabras, anideica, un cuerpo solo recostado en el mundo. Me pregunto por mi desnudez y mi miedo. Tan mìo. Me pregunto si acaso aquellas veces en que me encontrè desvista podrìa haber estado màs desnuda. Me respondo que sì, y que tambièn hubo veces en que mi cuerpo desnudo se encontrò a la intemperie bajo kilos de ropa puesta en dìas invernales. Me pregunto entonces por què me daba tanto miedo mi desnudez, esa que los demás pueden ver y que no necesariamente me convierte en vulnerable. Me respondo entonces, que serà cuestiòn simbòlica.
Pienso que a pesar del miedo no paro de desnudarme. Porque me gusta vivir y así entiendo la vida. Porque trato de subir y bajar, de viajar y de volver, de volar y de caer sin tanta ropa encima. Y eso, da miedo. Y eso, no lo puedo evitar.

confesiòn

a veces extraño el invierno y que me robes la frazada

jueves, 10 de diciembre de 2009

Aprobando el sol

el pueblo aprueba la belleza
bajo la baba policial escribe
bajo la bota del tirano de turno
Sobre la mesa de torturas
Escribe "apruebo el sol"

Juan Gelman


Selva me tiro a los abrazos de tus ríos 
Bolivia patria linda, palta de América
muchos quieren secar tus frutos
pero viene la lluvia
empapa tus hojas
ahoga a ese despiadado tío que escupe sus ultimas toses

Me zambullo a esta tierra fértil
que debajo de cada bota opresora
hará nacer un brote de rebeldía 


y serà

el celular fue la muerte del romanticismo

sábado, 5 de diciembre de 2009

... palabras tan grandes que mi boca aunque gigante, no se atreve a pronunciar

jueves, 3 de diciembre de 2009

miedo de la liberaciòn

“Si me detengo demasiado mirando Paisaje con Pájaros Amarillos de Paul Klee, nunca más podré echarme atrás. Valor y cobardía son un juego que se juega a cada instante. Asusta la visión tal vez irremediable y que tal vez sea la de la libertad. El hábito que tenemos de mirar a través de las rejas de la prisión, la comodidad que trae aferrarse con las dos manos a las barras frías de hierro. La cobardía nos mata. Pues existen aquellos para quienes la prisión es seguridad, las barras un apoyo para las manos. Entonces reconozco que conozco pocos hombres libres. Miro de nuevo el Paisaje… de Klee y de nuevo reconozco que libertad y cobardía estuvieron en juego. La burguesía total se derrumba si se mira Paisaje con Pájaros Amarillos. Mi valor, enteramente posible, me amedrenta. Comienzo incluso a creer que entre los locos hay quienes no lo están. Y que la posibilidad, la que verdaderamente lo es, no es para ser explicada a un burgués cuadrado. Y a medida que la persona quiera explicar se irá enredando en palabras, podrá perder el valor, y estará perdiendo la libertad. Paisaje con Pájaros Amarillos no pide siquiera que se lo entienda: ese grado significa más libertad todavía: no tener el miedo de no ser comprendido. Mirando la extrema belleza de la pintura calculo qué ocurriría si yo perdiera por completo el miedo. La comodidad de la prisión burguesa me golpea tantas veces la cara. Y antes de aprender a ser libre, yo lo aguantaba todo –pobrecita- y sólo para no ser libre ”

Clarice Lispector

domingo, 29 de noviembre de 2009

soñè tu misma cara

Y confirmè que estaba vivo, porque muchas veces los muertos hablan y muchas veces los muertos escriben. Y vi su cara impune de inversiòn dialèctica. Una sola cara con una sola mirada, y confirmè entonces que estaba muerto.

sábado, 28 de noviembre de 2009

"Cuando uno està enamorado, comienza siempre por engañarse a si mismo y acaba siempre por engañar a los demàs. Esto es lo que el mundo llama un amor romàntico.

...

La pasiòn romàntica vive por repeticiòn, y la repeticiòn hace artìstico un deseo. Ademàs, cada vez que se ama es la ùnica vez que se ha amado nunca. La diferencia de objeto no altera la unidad de la pasiòn. La intensifica simplemente. No podemos tener en la vida màs que una gran prueba a lo màs, y el secreto de la vida està en repetirla lo màs a menudo posible."

Lord Henry, mejor dicho, Oscar Wilde

viernes, 27 de noviembre de 2009

Los personas amparadas por el miedo de ser reemplazadas por màquinas, inutilmente, se comportan cada vez màs como màquinas en vez de ser cada vez màs personas.

viernes, 20 de noviembre de 2009

no me importa lo que diga lacan

Me encanta escribir y me gusta como escribo. Me encanta cantar y no me gusta como canto. Pero me encanta cantar y quiero hacer lo que me encanta. Hay algo que se escapa entre el cantar y lo cantado. Cuando canto el goce està en el siendo y no en el producto, que es esa voz que no entiendo como mìa. Me gusta cantar y es un gusto visceral. Me gusta sentir el aire en mi panza y sentir la carrera de ese aire acariciando la garganta, convirtièndose en voz. Me gusta usar la boca, los pulmones.
Cuando escribo no pasa lo mismo. No hay un lazo entre lo que quiero decir y lo que digo. Pero no porque simplemente no se enlace lo que siento con las palabras. Màs bien porque creo, y quizàs suene terrible, que no hay nada para enlazar porque suelo sentir en palabras o en imàgenes, que para el caso es lo mismo. Cuando escribo no se me escapa eso que se me escapa el resto del tiempo. Eso que me hace correr. Cuando escribo me desparramo en el papel, me proyecto en algo blanco sin el resto de las cosas. Ahì va una hormiga caminando, y ahora otra, y ahora otra.

jueves, 19 de noviembre de 2009

El otro dìa, con aye, llegamos a la conclusiòn de que si el orgullo fuese un òrgano estarìa muy cerca del corazòn.

Por suerte no es un òrgano y no està cerca del corazòn.

martes, 17 de noviembre de 2009

domingo, 15 de noviembre de 2009


no es que odie los domingos. es que mis vecinos se la pasen siendo felices en su terraza

robo a mano armada

Húmeda y vacilante. Pero estoy. Esperando que una gota termine de deslizarse por el puente de mi nariz y se estacione entre mis labios. Y a parpadear con el cuerpo desapareciendo por un segundo, un segundo tan pequeño que casi será como si no hubiese pasado. Y yo voy a seguir estando ahí, aparentemente esperando. Húmeda y vacilante.
un, dos tres. la puerta, el límite entre esa cosa y el resto. las piedritas recordando el dibujo de las plantas de tus pies. se dibuja larga la línea: de este lado mar, del otro mundo. el verano, tan ecléctico. las manos en su búsqueda, manoseando pilones de arena, invitando al entierro del año, amontonando los meses, levantando un castillo. los dedos, haciendo túneles, pintados de espuma, chapoteando charquitos. nosotras, violentando el domingo con un ritmo quitapenas. es noviembre maría,
húmedas y vacilantes pero estamos.

viernes, 13 de noviembre de 2009

parate en tu banquito Mariaoscura

hacè la revoluciòn

con esta boca, en este mundo

En mi boca entran casas, árboles, facturas de chocolate y dulce de leche. La cuenta del gas, el calendario, la ausencia, el frío, el vapor. Barcos, montañas, carpas. Un gatito, pecas y un león. Tu lengua, mi miedo entre los dientes, este maldito miedo que es tan grande que no deja paso al aire.

martes, 10 de noviembre de 2009

Entonces las uñas se tiñen de tierra
y la piel se bebe la humedad
y hay que saltar de lado a lado
de lado a lado de lado a
hasta encontrar la forma 
de moverse sin avanzar
esa forma tan dificilmente 
fácil
         de caer
en el tiempo
de mentirse a uno mismo
con la hermosa metáfora 
de sentirse árbol en cambio de estación
de viaje interminable soltando todo
menos el soltar
y las manos tiesas y abiertas
y las líneas como mapas
tapados por el polvo
                                   cayendo
   .detenido.
 


lunes, 9 de noviembre de 2009

diversidad es que en un mismo colectivo yo este con vestido de verano y la señora de enfrente con gorro de lana.

lunes, 2 de noviembre de 2009

oui oui

video

la no sutil diferencia entre recordar y reconocer

Puede ser algo tan lindo cuando después de no ver a una persona por mucho tiempo, y quizás no recordar exactamente su cara y tantas cosas... entra de repente e inunda todo el colectivo con su nombre. Y ya de atrás la reconocemos por su forma de pararse, de poner las monedas, por la destreza de sus manos, por su risa. Esas cosas que no sabíamos que sabíamos de la persona que evidentemente no habíamos olvidado.

domingo, 1 de noviembre de 2009

viernes, 30 de octubre de 2009

jueves, 29 de octubre de 2009

pensar en flores

Se me ocurriò que siempre pensamos en palabras. Y si, no es nada nuevo, pero quiero decir que màs allà de eso sentimos y pensamos las cosas en conceptos y no tanto en flores, en banquitos, ropa interior, ombligos, rutas, barcos, personas. Y asì podrìa seguir nombrando aquello que no hacemos. Pero no lo quiero explicar con màs palabras, porque se me ocurriò que se parece a un caracol.

domingo, 25 de octubre de 2009

mandato divino

Hay que ir a los parques, para visitar el césped, ponerse un vestido, hacer del domingo un domingo y sacarle el muy. Leer un libro, no hacer lo que hay que hacer. Tomar mucho mate, un hastío de mate. Que un pesado te venga a hablar y tener el tupé de llamarlo pesado y que no llueva porque hay que ir a los parques y hacer eso que no hay que hacer.
deseo apagar el equipo
deseo apagarme en equipo

martes, 20 de octubre de 2009

el amante

Mis cabellos son abundantes, flexibles, dolorosos, una mata cobriza que me llega hasta la cintura. Con frecuencia me dicen que es lo más bello que tengo y yo pienso que eso significa que no soy guapa. Me haré cortar esa extraordinaria melena en Paris, a los 23 años, cinco años después de haber dejado a mi madre. Dije: corte. Cortó. Todo de un solo gesto, para pulir la obra la fría tijera razó la piel de la nuca. Cayó al suelo. Me preguntaron si quería llevármelo. Dije no. Después ya no me han dicho que tengo un hermoso cabello, quiero decir que ya no me lo han dicho tanto, como lo decían antes, antes de cortármelo. Después me han dicho: tiene una mirada bonita. La sonrisa también, no está mal.


marguerite duras

lunes, 19 de octubre de 2009

odiè la crudeza de la selva.
me quise quedar.
(quizàs la amè demasiado)
demasiado las hormigas en mis plantas,
demasiadas las plantas en el cielo.
y me quise quedar,
y jurè no volver.
(temì que me gustara demasiado)

El hambre

Es que ya no tengo,
soy miedo.
Lo hice tan grande
que me ha comido.

miércoles, 14 de octubre de 2009

el bosque abatido

Es el bosque que impide ver el árbol, como cuando desde mi habitación miro por la ventana y me veo a mi misma de espaldas apoyada en el ventanal, intentando ver el árbol que se tapa con el bosque.

jueves, 8 de octubre de 2009

Los delfines, tristes como una boca posada en un espejo...


francis de mesnil, monotonies

miércoles, 7 de octubre de 2009

maldito ciclo inevitable

Un bicho bolita decide quitarse la vida y se tira del décimo piso de un edificio. Su muerte pasa desapercibida hasta que una hormiga lo encuentra hecho trizas en la vereda. Decide recogerlo y llevarlo al hormiguero, y en el camino se cruza a otro bicho bolita que entre llantos y lágrimas azules le grita desconsolado “¡asesina!”, pero la hormiga elige ignorarlo.
Al llegar al hormiguero sus compañeras la aclaman y entre pitos y cornetas le gritan “¡bravo!”.
No puede dormir, la culpa no la deja, se siente mala persona y mentirosa. Así que la hormiga sale a caminar, llega al edificio, y se tira del décimo piso.

lunes, 5 de octubre de 2009

Toma uno: Me cerceno las manos
Toma dos: No puedo seguir escribiendo
Toma tres: Todo es una gran mentira, esto no se dibuja solo
Toma cuatro: Ahora sì
Toma cinco:
niña bailarina si todo lo demás falla únete al circo

sábado, 3 de octubre de 2009

inversión dialéctica

aquello que te zumba como si fuera lo único en el mundo revolotear alrededor de tu oído. que lo notes. que aletees con tu mano para que se vaya mosca maldita. escoria universal. viscosidad inmunda. que agites tu cabeza en un espasmo para que no te toque animal rastrero.
para que al final te des cuenta que no es tu cabeza, ni tu oído, ni mano tuya la que aletea. y que vos no sos màs que para otro la mosca maldita el animal rastrero.

martes, 29 de septiembre de 2009

sábado, 26 de septiembre de 2009

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Hoy vi a una chica oscura. No era nada como un pájaro. Bien podría haber sido una tortuga Ninja, la rata de las tortugas ninjas. Tenía un taper de semillas de girasol. Era una máquina de comerlas, las pelaba espectacularmente. Sin parar. Yo no podía dejar de mirarla. Tiraba las cáscaras en el mismo taper de donde las sacaba. crac crac crac crac. Quise saber todo de ella, su ropa, su cara, ella escapada de un cuento y aparecida en el línea D. La línea D forme, la línea D limitada. Todo aquéllo en una sola línea, todo aquéllo en una sola chica con dientes de conejo, y ropa larga, ropa infinita. No pude dejar de mirarla, dejar de inventarla subiendo las escaleras, saliendo de la alcantarilla a la superficie. A seguir comiendo girasol, siendo mirada en su cocina, comprando ropa negra, escondiéndose el pelo. Comiendo girasol.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Esto no es la soledad. Esto es estar pensando a las ocho de la mañana el dìa del estudiante, habiendo empezado ayer la primavera. O estando aùn en pleno invierno. Esperando a esa cosa que empieza cuando vas a roca y florecen los ciruelos. Esos àrboles que no dan ciruelas pero tienen unas flores tan lindas. Que crecen en la Mitre. Tan bonitos. Y la Mitre, què calle, què calle roquense y con artìculo, que no calle.
Quizà la primavera sea eso, poner el la antes de dar una direcciòn.

sábado, 19 de septiembre de 2009

DIOS

Tire de las cuerdas
borracho maldito
que este nombre ridìculo
no se ha de quebrar

jueves, 10 de septiembre de 2009

Porque a este mundo bicicleta no se le acaban las vueltas y te digo corriendo que es necesario no parar y que nunca-sobre-ni-siquiera-un-segundo. Que es necesario que todo sea dicho hasta que no quede nada. Que nos desnudemos el misterio, que no nos quede puesta ni una media de historia, que nos saquemos todo hasta desarmarnos en palabras, hasta quedar tan raquíticos que seamos y nos veamos como eso. Algo tan hermoso como las palabras. Algo que grita pero al final se lo lleva el viento. (casi siempre)

martes, 8 de septiembre de 2009

tu pueblo me mira como si yo fuera otra
y yo no puedo dejar de mirarte con cara de pueblo
con cara de años
con cara de que pares de mirarme
con esa expresiòn muda
de Marat en la bañera
de gente con voz callada
de pez apoyado en el vidrio de una pecera

se ven tus personas atràs en los ojos
estàn amontonadas
se quieren escapar por entre los pàrpados
brazos mìnimos que se estiran para alcanzar desesperados

Por eso digo que pares de mirarme con esa cara
que sino,
no me sale mirar para otro lado

domingo, 6 de septiembre de 2009

buenas noches angela (con maría, obligadas a saltar)

dos se disuelven en tres. pero éstas dos son indisolubles.
ángela, tan tibia, siempre oscura.
el algoritmo de los jueves no entiende la resolución de su tardecita. no le caben las horas, porque éstas en la tardecita del jueves, pasaron de moda.
los nudos, las manos, los hilos de ángela atándonos firme, obligadas a saltar.
ángela, tan tibia, siempre oscura.

buenas noches Àngela

Hace días que vengo pensando que la luna está vacía. Que si la podré llenar alguna vez, algún ratito. Que si ademàs eso serìa bueno o si despuès resultarìa que la quiero vaciar, para que pueda contener cosas. Y entonces se me ocurre que sì serìa bueno, llenarla para volverla a vaciar así puede contener. Y que ya sè que puede sonar, y sì, ser cìclico, pero acaso no es la luna, que està vacìa, que gira, que la quiero llenar, y que si lo logro capaz...

miércoles, 2 de septiembre de 2009

las palabras y las cosas

Escuchè que un pàjaro vio la muerte en su nido. Se llama jaula, gritè. Oì respuesta.
No se llama nada, ya no està.

viernes, 28 de agosto de 2009

(borrar del pizarròn tus muñequitos)

Hay veces, quizàs situaciones, tal vez demasiadas, que el mundo (ese universo arbitrario) nos cruza en un mismo espacio y tiempo desencontràndonos. El otro día, a pesar de la risa, a pesar de las manos en la cara y en las manos, no fue màs que un desencontrarse. Porque no aquì, porque no ahora. Porque quizàs despuès (cuando no tanto) hubiese sido mejor tal vez cruzarse.

domingo, 23 de agosto de 2009

pastiche

Cuando yo uso una palabra en mi no existe el tiempo; se abre el vacío sin pudor, me doy el lujo de ser mala sin pragmatismos en una puerta sin importancia. Despierto a las horas (que mentì que me faltan), esos demonios.

sábado, 22 de agosto de 2009

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
- La cuestión-insistiò Alicia- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
- La cuestión- zanjó Humpty Dumpty- es saber quièn es el que manda, eso es todo.
Alicia se quedó demasiado desconcertada con todo esto como para decir nada; de forma que tras todo esto Humpty Dumpty empezò a hablar de nuevo:
-Algunas palabras tienen su genio... particularmente los verbos..., son los más creídos..., con los adjetivos se puede hacer lo que se quiera, pero no con los verbos..., sin embargo, ¡yo me las arreglo para tenérselas tiesas a
todos ellos! ¡Impenetrabilidad! Eso es lo que yo siempre digo.

jueves, 20 de agosto de 2009

en mi no existe el tiempo
           o existe demasiado
como una carrera delgada
tan ràpida
que - se vuelve - 
imposible de seguir sin soltar manos
arrojarlas al abismo real
                 del mundo real
                 del mundo que es màs quieto;

                 y compartido

lunes, 17 de agosto de 2009

Se abrió el vacío sin pudor, el día se hundió entre piedras y baldosas.  Ahora fue la noche, el día de la cama vacía, de los ojos cerrados, las horas de no ver(se).
Mis pies se hundieron también un día en la selva, entre tanto lodo y verde a los costados.
Ya ves que el mundo no sólo nos traga en la ciudad. No me olvido de aquella vez en que casi me come el mar con el manotazo de una ola.
El mundo es carnívoro. Y tiene hambre.  

viernes, 14 de agosto de 2009

jueves, 13 de agosto de 2009

pragmatismos


A veces en casa cuando se abre la canilla salen peces. Si es la de la bañera cuando está el tapón puesto quedan ahí coleando. Un jardín japonés en el ala izquierda de la casa. A diferencia, cuando están en la cocina no corre la misma suerte para los peces, sí para la señora que prepara la cena, zás!, fillet de merluza a las nueve de la noche. Cuando la canilla que se abre es la de la bacha del baño tampoco se desperdicia, eso si, los peces se mueren a la larga, pero el olor evita que a los invitados les dé vergüenza hacer el dos.

lunes, 10 de agosto de 2009


Que siempre arruino el momento cuando alguien me dice algo lindo porque hago un chiste, o no le creo y la otra persona se termina por enojar. Que me miré las manos con las uñas recién pintadas de rojo y las tenía amarillas, como las de mi madrina en el cajón y que me acuerdo de sus manos y no de su cara. Que estaba fría, helada, al igual que mi abuela, que yo le cubría la mano en un vano intento porque no se le congelara.
Que me acuerdo de cuando me dijiste que el flequillo me quedaba feo y me lo quise sacar, pero no sabía cómo. Y vos me diste la tijera para que me lo cortara bien cortito, que no se notara. Y me quedó como un cepillito, horrible y que no me crecía más.
Me acordé de la pobre esperanza que gemía porque no se sabía atar el zapato. Sentadita en el cordón de la vereda y mis manos ya estaban demasiado grandes para ayudarla.
Que todavía tenía bronca por haber perdido el cuaderno rojo, y que me sentía una hormiga perdida en un cuerpo tan grande.
Te conté todo eso, y te dije que no era por Juan. Y me creíste.

domingo, 9 de agosto de 2009

En una puerta sin importancia
despierto a las horas
advirtièndoles
que soy un bicho con mucho hambre,
que mis manos, a pesar de pequeñas,
tienen la fuerza de una hiena.

Les digo: horas, casi tiempo
no son las ùnicas que duermen.
Detràs de esta alegrìa tengo una furia dormida
Se puede despertar

sábado, 8 de agosto de 2009

LA FALTA

La oscuridad subìa por mi pelo, tiñendo cada hebra, marchando hacia arriba como un enambre de hormigas negras. Una marea de sombras rompiendo sus olas en mi cabeza. Salpicando en lo salvaje del movimiendo. Dibujando lunares en mi cara con su tinta indeleble.
La oscuridad: ese hermoso pozo infinito de làgrimas cuadradas, de làminas de petròleo. Tumbas de recuerdo, fuente del olvido.
He aquì la soledad, desprendièndose del suelo, subiendo por las tiras que se arrastran. Esta corriente de rìo oscuro se desparrama entre los mechones, sube a chorros por los diminutos canales que se abren entre las briznas. Va ganando terreno, a veces como espasmos que empapan centìmetros enteros con el romper de una ola. Cubre de lleno con prolijidad los pelos de la nuca. Envuelve la totalidad del cuero cabelludo con una especidad parecida a la negrura de la brea. Llega a las raìces. Abre los poros como tùneles. Llena la cabeza de oscuridad. La oscuridad de vacìo.

martes, 4 de agosto de 2009

Detesto la palabra vaho. Con toda mi alma. La detesto porque es tan asquerosa como el concepto al que refiere. Y las palabras, por algo son palabras y no las cosas mismas. Porque por alguna razón elegimos poner letras en el papel y no, por ejemplo, el olor a mierda.

Pero con vaho no pasa. Elegimos poner las letras, la palabra, y pegamos en la hoja la cosa misma. El olor a mierda. Pasa eso también con palabras lindas. Puente por ejemplo. Podríamos no conocer su significado y con el sólo hecho de pronunciarla sabríamos que se trata de una conexión entre dos puntos, una posibilidad de llegar a la otra orilla. Parecería entonces que no todo en el lenguaje es arbitrario. Pero, ¿qué se gana con eso? Encontrar mierda al dar vuelta la página.

Hay que hacer: La revolución, acabar con la lucha de clases y los órdenes verticalistas, un fin de semana más largo y la restitución de la arbitrariedad que une a la cosa con la representación-palabra.

lunes, 3 de agosto de 2009

otros demonios


Hace unos días cerré los ojos, miré mi mano izquierda y vi un punto negro brillando en mi puño. Lo apreté a medida que se iba haciendo más grande. Tanto que tuve que empezar a descubrirlo corriendo la piel a los costados. Era negro, brillaba. También era duro, una dureza fina que hubiese hecho ruido si la chocaba con mis uñas. Corrí la piel desesperadamente para terminar de sacar la negrura de que salía de mi cuerpo, y el punto devino bicho. Garrapata. Sacudí bruscamente la mano. La garrapata cayó panza arriba. Antes de terminar de caer le crecieron frenéticamente patas de araña.

Ver esas patas histéricas me sirvió para gritar frente a mi podredumbre. Despertarme con mi propia voz.

Hoy en cambio soñé que apuñalaba a un hombre (lo merecía). Recuerdo cada uno de los cuchillazos. Recuerdo el movimiento de mi mano y el estremecer de sus tripas.

No sé por qué me quejaba de mi insomnio.

sábado, 1 de agosto de 2009

clara y marìa se dan la mano

Corren los dìas.
Se deshacen las palabras
los cuerpos ya no escuchan.
Las manos ya no encuentran
.
Pedro quiere decir y no puede.


Marìa se esconde detràs de un pueblo. Marx entiende lo que pasa hoy. Yo ni siquiera puedo conmigo y tigo otra vez se dio a la fuga.

No festejemos la independencia, creeme es mentira.

Y què con las uñas de la duda, con los gritos del asco, con el miedo de abrir los poros, con la bronca al cuello.

Creeme, es demasiado,
Y asì no se puede,
con tanta sal y agua a los costados.

Marìa vuelve del pueblo apesumbrada
Clara la desespera en la ciudad con un ogronte que inunda las calles,
las manos,
que invade la cocina.

Y asì no se puede

parate en tu banquito Claraoscura
hagamos la revoluciòn.

miércoles, 29 de julio de 2009


Antes era tan té con leche. Acá es más café, clarito también pero ya no me hace acordar a mi abuela y la leche a veces está cortada. Los autos uno atrás de otro, millones, que es más rápido ir caminando. Y las hormigas en la nariz que ya ni siquiera sé si son de tristeza. El lápiz trabado, la hoja en blanco, el silencio en casa, en la escuela, en los colectivos y las hormigas otra vez. El ruido insoportable que calla la música. Las partituras equivocadas. Las repeticiones, los puntos aparte y seguido a veces también que me olvido del tiempo y del espacio. De mis palabras que últimamente parecieran estar sólo para ocupar lugar. La terrible humedad, la lluvia que no para, el paraguas prestado, el calefón que no anda, el baño que se rompió, el celular sin batería, el mp3 sin pilas, la pared que escupe agua y todas las cosas que me dicen, que tienden a morir (me).
Yo mientras tanto llamo a Cacho, le aviso a la dueña y compro pilas en el kiosco. Trato de olvidarme por un rato, de no darme cuenta, que las cosas no son sólo en sí sino reflejos.

martes, 28 de julio de 2009

(pero si no me voy ignoro el mundo, y eso es mucho no saber)

Milan Kundera explicaba en una de sus novelas còmo la palabra añoranza encuentra su raiz en la palabra ignorancia. Còmo lo que nos hace extrañar es el no saber de aquello que se ha dejado.
Todo el tiempo me estoy yendo e ignorando. Desconociendo el tamaño de la panza de mi gato, los recorridos de mis amigos por las calles de mi barrio, la cantidad de pecas en la cara de Natalia, la canciòn que està escuchando mi mamà, o el tamaño del perro que està bañando Mele. No son cosas que se preguntan. Son cosas que requieren que uno estè ahì para notar cuàndo, dònde, còmo. Que requieren que uno estè ahì justamente para no preguntar. Porque uno se pregunta cuando no sabe. Porque muchas veces no saber es lo que duele.

lunes, 27 de julio de 2009

Estaba en el aire esa certeza de que tanta poesía junta iba a lastimar a alguien. Tanto vaivén, camino, bicicleta, luz, vueltas... tenían que llevar a algún lugar. Y en esta vida triángulo equilátero, una vez en la cima, no sé si supe, pero era inevitable bajar.Y así, como para no discutir la geometría de la vida, di un salto que más bien fue caída en uno de los pozos finitos del camino.
Callé, por dentro y por fuera, no sólo a mi. Rogué que el suelo del pozo que me sostenía no se rompiera y me hiciese caer infinitamente por toda la eternidad, que son conceptos tan grandes que mi boca aunque gigante no se atreve a pronunciarlos. Siempre irreversible va con un signo menos al lado, con nube gris, con pecera, con jaula, nudos, excesos, demasías. Prisiones.Y como dije, callé. Algo o alguien me cercenó las manos. Castigo clásico de mis raíces árabes para penarme por el robo.
Me pregunté cómo hacía este mundo para estar tan colmado de símbolos y cuán pocos y pobres veces nos deteníamos a comprender. La naturaleza, el movimiento, la inestabilidad, la metamorfosis de algo tan no-vivo como una piedra. Las estaciones, los ciclos, la muerte, el renacimiento, la vida. Las contradicciones, las simetrías.Los árboles que crecen hacia abajo y hacia arriba. Cuánto más cerca están del cielo, más fuerte es su dependencia a la tierra. Y así en silencio vine hasta el río, a traer estas semillas de manos en mi boca gigante. A ver si con el agua, el movimiento y el ruido de los pájaros florecían. El sol está intermitente, pero para estas manos a veces noctámbulas y otras de luz en el jardín, estos vaivenes de cielo parece que no hacen más que despertarlas. Y crecen, están floreciendo.

domingo, 26 de julio de 2009

Soy esa que se esconde detrás de las cortinas.

La que oscurece, la que duele y parte los huesos.
La espía,
---------la que escribe y susurra desde abajo de las sábanas.
La que inscribe el silencio con la palma de la mano
mientras muerde las uñas al tiempo.

Aquí estoy
-----------abajo asoman mis pies.

sábado, 25 de julio de 2009

Cuando uno lee, hace mucho más que transformar letras en sonidos. Despega las palabras de la hoja, las transforma en cosas. Por algunos momentos la palabra perro muerde o nos lame la mano.
Y escribir y ser leído por otros, es algo así como crear perros por mayor. Construir mesas, escalones, temblequeos que se arrancan del fondo blanco y corren por ahí desesperados recién salidos del papel, como perros.