miércoles, 11 de mayo de 2011

- -

cuando ya no màs manos, ya no más boca, ya no más ojos que inventen eso que no hay.

sólo queda reptar, como un hìgado reptante