jueves, 19 de noviembre de 2009

El otro dìa, con aye, llegamos a la conclusiòn de que si el orgullo fuese un òrgano estarìa muy cerca del corazòn.

Por suerte no es un òrgano y no està cerca del corazòn.

1 comentario:

flash! dijo...

el orgullo es como un cuchillito sin filo que vive de punta arriba del corazon,
amo ese dibujo mari
yeah