sábado, 1 de agosto de 2009

clara y marìa se dan la mano

Corren los dìas.
Se deshacen las palabras
los cuerpos ya no escuchan.
Las manos ya no encuentran
.
Pedro quiere decir y no puede.


Marìa se esconde detràs de un pueblo. Marx entiende lo que pasa hoy. Yo ni siquiera puedo conmigo y tigo otra vez se dio a la fuga.

No festejemos la independencia, creeme es mentira.

Y què con las uñas de la duda, con los gritos del asco, con el miedo de abrir los poros, con la bronca al cuello.

Creeme, es demasiado,
Y asì no se puede,
con tanta sal y agua a los costados.

Marìa vuelve del pueblo apesumbrada
Clara la desespera en la ciudad con un ogronte que inunda las calles,
las manos,
que invade la cocina.

Y asì no se puede

parate en tu banquito Claraoscura
hagamos la revoluciòn.

2 comentarios:

emi dijo...

qué suerte que llamaste, de lo contrario hubiese terminado viendo la película de James Bond y ahí ni Ricardo Montaner me salvaba de mis ganas poco religiosas de morirme. (shhh es mentira!)

flash! dijo...

;)