martes, 19 de abril de 2011

cosas que una piensa, sobre todo en los colectivos

Este verano también descubrí muchas cosas. Por ejemplo que me sale no llorar sino quiero y que aunque no lo haga no soy ni más fuerte ni menos debilucha y que si es algo controlable entonces no es interesante y que si el mundo se dividiera entre los que lloran y no, prefiero seguir siempre y sin dudarlo en la categoría de llorona. Que aunque no sea poético ni genial me gusta pensar que las personas pueden dividirse en categorías tan poquitas como dos y decirlo como si lo creyera para al rato hacer una categoría nueva y entonces estar dentro del grupo de personas que hace ese tipo de cosas y no en las que no. También que me gusta hacer listas como si de ello dependiera mucho mi vida y después ir tachando o dejarlas en el piso hasta hacer una nueva.

Que no me gusta vender nada y no soy buena para hacerlo, que hacer semáforo con malabares me parece que puede llegar a ser un trabajo tan desgraciado como cualquier otro cuando es la única opción y que no me gustan las únicas opciones.

Que viajar sola es crecer y madurar y aprender y estar atenta y ser responsable y son todas cosas que no quiero hacer todo el tiempo, pero que me gusta saber que puedo hacer. Que me da un placer inmenso cuando escribo, repetir palabras y no encontrar que arruinan la escritura. O mejor, encontrar placer en que no me importe que se arruine la escritura.

Aprendí que me gusta mucho comprobar que todo es soltable, y que puedo correr hasta romper el elástico. Que me gusta mucho y que siempre me termina por doler, inevitablemente, y que en el fondo el elástico no se rompe, se estira, te pega y te hace volver, pero aún así.

Que me encanta dar consejos súper románticos que yo jamás seguiría porque no me animo, porque todo lo anterior y más que nada porque la palabra romántico es horrible, no como romanticismo que no es cursi.

Que me gusta la lluvia, pero más me gusta cuando después de muchos días de llover aparece el sol. Y que al contrario me gusta que gusten de mi pero es tanto más divertido si no. Que muchas veces odio a mi familia pero me encanta que sea la que es y estemos todos tan locos. Que odio cuando la gente se autodefine loca. Que amo las contradicciones y a veces no las soporto.

Que siento culpa porque me guste escribir tanto acerca de mi, pero que no siento culpa por decir que no me gusta trabajar. Y que eso es porque aunque sea atea tengo una puta moral católica y no como Mathi que tiene una puta moral protestante. Que hay un montón de cosas en las que creo con el corazón y por culpa de ese bicho cultural y religioso todavía no las puedo sentir con el cuerpo. Que no quiero decir maldiciones machistas como putamoralcatólica pero que todavía me cuesta encontrar las que me gustarían espontáneamente. Que antes no me gustaba hablar mal, pero ahora lo encuentro divertido y qué vivan las malas palabras pero tampoco tanto como las hace vivir mi papá.

Que no me gusta escribir largo porque siento que aburro y no puedo entender que alguien dedique tiempo a leer mis palabras y lo mismo me pasa cuando toco la guitarra, nunca hago una canción entera, solo hasta el estribillo y mucho más rápida de lo que es, así se termina antes eso de cantar, que me escuchen, que me enjuicien ay. Que a veces tengo la autoestima baja y otras, dios sabrá por qué, no.

9 comentarios:

Jacaranda dijo...

escribir largo o corto depende del colectivo también. a mí me gustó

Naoko dijo...

Me estoy riendo Monito, y hubiera leído mucho más si lo hubieras escrito.

marìa lluvia dijo...

:) què bueno que nos hagamos reir

variedad de frutas dijo...

a mi me gustó y me divirtió y ojalá algún dia hagas como en tus consejos.

Naty dijo...

Que me encanta leerte. Que disfruto cada una de tus palabras y que te extraño más de lo que parece.

marìa lluvia dijo...

la sonrisa

Anónimo dijo...

un encanto doble, hasta la proxima transgenica!

w de wenganza.

Anónimo dijo...

Que bueno leerte,

Me encanta eso de la ausencia de sentimiento de culpa cuando dices que no te gusta trabajar. Bueno, en eso y en el gusto por la lluvia y el sol nos parecemos mucho.

Sabes,… con respecto al desapego al trabajo, a aquel mundillo poco gratificante al espíritu. Nose… tengo la sensación que es un sentimiento mucho mas masivo de lo que uno pensaría, creo que somos muchos que por lo menos nos cuestionamos el sentido de aquello y de todo. Supongo que por la época que nos toco vivir.

Sigue en esto y en eso, que aquí en el lado pacifico te leo.

Cuídate

“CRISTO” ajajjaj

Cherry Bomb dijo...

que lindo releerte maría lluvia, y leer a cristo entre los comentarios. en el sentido más verdadero de la palabra *lindo*