miércoles, 12 de mayo de 2010

Excluìmonos

Tengo manos de tijera y mi cuerpo es de papel. Juan tiene sus dedos de fuego y tal vez su cuerpo sea también de papel.

Hay días en que nos queremos, y en esos días, en el afán de abrazarnos nos cortamos y nos quemamos. Es que nuestros cuerpos son de papel, de árbol y de palabra, pero nuestras formas de alcanzarnos son de filo y movimiento.

Los demás días, esos en que no nos queremos, el se quema y yo me escribo, a el se le hace un hueco y yo me hago tajos cuando corro y duermo, porque también corro en sueños.

Y nos volvemos a querer. Y yo lo acaricio, y el me abraza. Y nuestros cuerpos son de papel. No corre sangre.

5 comentarios:

Luna dijo...

Que lindos los encuentros de palabra escrita! los que se juntan en prosa dificil se junten en voz.

Juan-D dijo...

Aguante mucho de pájaro y hoja seca!

Culturarte dijo...

Aguante!

Anónimo dijo...

te quiero como un tonto

maxarüs dijo...

there is a woman who grows with the rain...